“Mira, precioso, ‘mind if I say: wow…”

Este video no solo sirve para ilustrar una buena actuación, sino también un fenómeno que, en lingüística, recibe el nombre de cambio de código o codeswitching. Las personas bilingües[i] poseen el doble de opciones lingüísticas para comunicarse que las personas monolingües. En contextos donde se hablan dos o más idiomas, estos hablantes suelen cambiar de lengua, inconsciente o conscientemente, en el transcurso de una conversación. Otros ejemplos son:

What ruined this people is la vagancia de no hacer nada.”

“So… you take the ham… as they’re ablandando, ya que está un poquito hirviendo, tú le echas el hueso del jamon.”

“Un americano me puede preguntar very nicely, ‘hace tiempo que yo te estoy viendo así y perdona que te pregunte’.”[ii]

Pero ¿qué motiva a una persona a expresarse de este modo y no en una sola lengua? Las investigaciones son numerosas en este campo, aquí reúno algunas de las razones que explican el codeswitching:

  • Identidad. Mediante la lengua marcamos nuestra identidad. Es una manera de decir: “formo parte de dos mundos y me siento más cómodo expresándome mediante las dos lenguas alternadamente”[iii].
  • Espontaneidad. Hay cosas que se dicen mejor en una lengua que en otra, ya sea porque sale más natural o porque se siente mejor decirlo en una lengua determinada.
  • Precisión. Porque una de las dos lenguas tiene una estructura que expresa con mayor precisión lo que se quiere decir.
  • Eficacia comunicativa. Porque es más simple, se utilizan menos palabras.
  • Disponibilidad. Porque sencillamente se tiene en la punta de la lengua.[iv]
  • Estatus. Hablar una determinada lengua puede indicar un cierto nivel de educación, pertenencia a una élite, etc. Al cambiar de una lengua a otra de mayor prestigio social, se envían señales de estatus al interlocutor.[v]
  • Para marcar un cambio de tono o tema. Generalmente, los mensajes con carga afectiva se expresan en la lengua materna.
  • Hay marcadores discursivos que se prefieren decir en un idioma dado, como por ejemplo: “anda”, “you know”, “I mean”, “verdad”.

El fenómeno del codeswitching se estudia ampliamente en el caso de los Estados Unidos, donde una proporción importante de la población habla español (aquí hago un inciso para decir que coincido con los especialistas que consideran que el espanglish no es codeswitching, pero de eso hablaremos en otra entrada). Igualmente ocurre en Canadá, donde el inglés y el francés son lenguas que, aunque oficiales, no están en situación de igualdad. Es un fenómeno problemático, sin duda, por eso la cantidad de estudios que se hacen del tema.

Históricamente el cambio de código se creía la manifestación de una deficiencia en una de las dos lenguas. Actualmente, se concibe como una competencia lingüística, es decir, una habilidad y por lo tanto una ventaja. Según los más puristas, se trata de una amenaza asimilatoria que conlleva a la eliminación de comunidades lingüísticas minoritarias. Sin embargo, según un enfoque más reconciliatorio, el codeswitching permite la ampliación de los horizontes identitarios y lingüísticos de los usuarios de las lenguas.[vi]

¿Y tú? ¿Cambias de código cuando conversas con alguien? ¿Qué te motiva a hacerlo?

____________________________________________________

[i] Aquí el témino bilingüismo se refiere al dominio fluido de las estructuras fonológicas, gramaticales y discursivas de dos lenguas, así como también al conocimiento de los aspectos culturales vinculados a ellas.

[ii] Ejemplos tomados del artículo de J. M. Lipski, titulado “Spanish-English language switching in speech and literature: Theories and models”, publicado en 1982, en The Bilingual Review/La Revista Bilingue.

[iii] Así lo afirma A. C. Zentella en el artículo “Ta bien, you could answer me en cualquier idioma”: Puerto Rican codeswitching in bilingual classrooms, publicado en 1983, en Latino language and communicative behavior.

[iv] Como se puede leer en el artículo de Lipski, arriba mencionado.

[v] K. Becker habla sobre los aspectos sociales del codeswitching en el artículo  “Spanish/English Bilingual Codeswitching: A Syncretic Model”, publicado en 1997, en Bilingual Review.

[vi] Así lo indica Danica Vaillancourt en esta investigación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s